El colchón es uno de los elementos diarios más importantes, de él depende conciliar el sueño, así como tener un descanso confortable, placentero y reparador. Al respecto, resulta sumamente relevante contar con el mejor y para ello es necesario conocer cada una de sus particularidades.

¿Cuándo toca cambiar el colchón?

Es importante tener en cuenta la vida útil de un colchón es de 10 años, así que este suele ser el tiempo recomendado para su respectivo cambio, sin embargo en caso de que el colchón tenga señales de hundimiento o simplemente impide dormir correctamente y tener un descanso ideal, conviene hacer un análisis completo para determinar si es momento de comprar uno nuevo.  Incluso, las necesidades físicas o preferencias personales pueden cambiar con el tiempo y esto también influye a la hora de considerar un colchón como el ideal.

Tipos de colchones

En el mercado es posible encontrar varios tipos de colchones, estos se diferencias en cuanto a fabricación, los materiales utilizados para ello y sus propiedades, conviene conocer cada uno de ellos: 

  • Colchón de muelles ensacados: cuenta con una estructura de muelles y cada uno de ellos es independiente debido a que está cubierto o encapsulado de forma individual y esto permite al usuario una gran libertad de movimiento. Además suelen estar cubiertos de viscoelástica o espuma HR, siendo transpirables. Es perfecto para parejas con diferencias de peso entre ambos.
  • Colchón de espuma HR (high resilience): se caracteriza por tener un centro bloque de espuma de célula abierta, aunque esto no implica que siempre sea suave. En suma, suele ser adaptable y es posible encontrarlos con varios tipos de confort como firme, medio y suave, junto a esto pueden tener diferentes capas de confort así como tejidos acolchados al núcleo. 
  • Colchón de látex: su núcleo de látex proviene de la resina de un árbol tropical, siendo un material tanto natural como hipoalergénico y su elasticidad lo hace ideal para somieres articulados, de hecho se adapta muy bien al contorno del cuerpo, así que tiene mayor firmeza que la viscoelástica. No obstante, es pesado y esto entorpece a la hora de voltearlo. 
  • Colchón viscoelástico: no existen colchones totalmente viscoelásticos, estos requieren de un soporte que les brinde firmeza, por esto se une con espumas HR, por ejemplo el memory foam resulta muy adaptable, disminuye los puntos de presión en las áreas donde hay más peso y reacciona al calor del cuerpo.
  • Colchón de muelle bonell: es el colchón de muelle más tradicional y uno de los más económicos, resalta por su gran capacidad transpirable y suele incluir capas de confort de distintos materiales.

Cosas importantes a la hora de elegir un colchón

Cuál es el mejor colchón depende completamente de las necesidades y gustos personales, aunque profesionales o fabricantes al respecto puedan hacer ciertas recomendaciones y definir un modelo ideal, a la hora de la verdad se trata de una cuestión individual, depende de los requerimientos específicos para el descanso. No obstante, conviene tener una guía de qué elementos deben ser analizados para una tomar una decisión exitosa, estos a continuación:

  • Transpirabilidad: se trata de la circulación del aire, el cual es crucial tanto para la comodidad como para mantener las propiedades del colchón. Por ejemplo los que tienen núcleo cerrado como los de espuma HR, látex y viscoelástica son menos transpirables, mientras que los colchones de muelles son mejores en cuanto a esta característica sin importar si es el Bonell o los de muelles ensacados.
  • Temperatura: este rasgo es clave para un descanso placentero y va a la par de la transpirabilidad, es decir, mientras más transpirable sea el colchón más fresco resulta. Cabe destacar, en la actualidad algunos colchones cuentan con partículas de gel que reducen la temperatura.
  • Adaptabilidad: se trata de la sensación de firmeza y suavidad que ofrezca el colchón, para esto los fabricantes se valen de la combinación de varios materiales como espumas muy firmes, así como y muelles con otros materiales.

La prueba: la prueba es una acción imprescindible a la hora de elegir un colchón, es importante tomarse unos minutos para tumbarse sobre él, especialmente en la postura usual para dormir y así poder tener una idea de su nivel de confort.

Después de leer este artículo, si entras aquí puedes comparar los mejores colchones y terminar de decidirte cual va a ser el nuevo colchón en el que dormirás los próximos años.