La Junta Electoral ha informado a Atresmedia que no podrá hacer el debate si incluye a Vox en el mismo.

La Junta Electoral Central (JEC) ha informado a Atresmedia que el debate, previsto para el próximo 23 de abril, no puede celebrarse en el planteamiento que está actualmente, con cinco candidatos, instando a que ofrezca una alternativa.

Según fuentes de la JEC que han informado a EFe, al parecer ese es el acuerdo al que han llegado en respuesta a tres recursos de JxCat, PNV y Coalición Canaria.

La JEC justifica su decisión en el artículo 66 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), donde se define el pluralismo político y social a preservar durante los periodos electorales y donde se exige que dicho pluralismo esté visible en la programación de los medios de comunicación de titularidad pública, pero también privada.

En base al artículo 66.2, se establece que “durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales”.

De tal manera que el planteamiento de Atresmedia, con un debate a cinco donde ya ha habido hasta concurso sobre qué candidato comenzará y cuál cerrará, sería erróneo y no podría realizarse.

Los partidos que han interpuesto recursos contra el formato consideran que el debate no respeta ni la proporcionalidad, ni la neutralidad, ni la igualdad. Sobre todo con la participación del candidato de Vox, Santiago Abascal, al ser un partido sin representación parlamentaria en la legislatura anterior.

Así, la Junta Electoral ha adoptado un acuerdo donde, apelando a ese artículo 66.2 de la LOREG, se paraliza el debate a cinco y Atresmedia tiene de plazo hasta el lunes para presentar un formato alternativo que vaya conforme a la normativa.

Ese mismo lunes se analizará la propuesta y, según fuentes, se tomará una decisión ya que el debate está programado para el día siguiente. Este será el único de la campaña con los principales aspirantes a la Presidencia del Gobierno. Y el único donde Pedro Sánchez aceptó asistir tras el beneplácito del Comité Electoral del PSOE.

Una decisión controvertida

La decisión del PSOE ya fue bastante controvertida debido a que, con su respuesta, dejaba a RTVE sin debate, uno propuesto entre candidatos de PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos. Pero no VOX debido a la falta de representatividad del partido de Santiago Abascal, al no haber alcanzado un 5% de los votos en pasadas elecciones.

De hecho, ya la Junta Electoral Central desestimó el recurso de Vox contra el debate a cuatro de RTVE porque “se hace entre las cuatro formaciones políticas que obtuvieron mayor número de escaños en las últimas elecciones al Congreso de los Diputados”. Vox obtuvo en esa ocasión el 0,2%.

La JEC añadía también que “tampoco cumple la condición de grupo político significativo puesto que dicha condición no solo exige la obtención de un número de votos válidos igual o superior al 5% en recientes procesos electorales, sino que ese porcentaje debe haberse alcanzado en el ámbito territorial del medio de difusión”.

Los argumentos del PSOE que ahora no sirven

El PSOE argumentó que la decisión de que Pedro Sánchez participara en el debate de Atresmedia se debía porque acudiría el líder de Vox, Santiago Abascal, considerando al partido “una realidad”.

De hecho, en un comunicado difundido por el PSOE se decía: “el Comité Electoral del PSOE ha acordado la plena disponibilidad del presidente del Gobierno y candidato socialista Pedro Sánchez a mantener un debate con los restantes candidatos a la Presidencia del Gobierno de España, que representan fuerzas políticas que presentan candidaturas en todas las provincias de nuestro país y que, según la encuesta preelectoral del CIS conocida esta semana, superan el 10% de intención de voto a nivel nacional”.

Fuente: OKDiario.