Alberto Núñez Feijoó, el presidente de la Xunta de Galicia, se ha referido tanto a la Comunidad Valenciana como a Galicia en unas de sus declaraciones en las que ha afirmado que a ninguna de las dos “le irá bien con el nacionalismo y mucho menos con el independentismo” y espera que “no se dependa del independentismo” en el próximo Gobierno de España, que saldrá elegido el próximo 28 de abril.

Feijoó ha seguido en sus declaraciones criticando duramente las acciones que ha llevado a cabo Pedro Sánchez al declarar que, si para ser presidente del Gobierno “necesitas que te apoyen aquellos que su proyecto es irse de España, eso es malo para Valencia, malo para los gallegos y malo para el conjunto de los españoles”.

Feijoó visitó la fábrica de Porcelanosa

Las declaraciones formaron parte de los comentarios que declaró en su visita a la planta del Grupo Porcelanosa en Vila-real, acompañado de Isabel Bonig, presidenta del PP de la Comunidad Valenciana; y de Miguel Barrachina, presidente del PP de Castellón.

Para el presidente gallego, los nacionalismo no son buenos, ni para la Comunidad Valenciana ni para Galicia, criticando así una alianza del Gobierno con el independentismo que, según varias encuestas, supone “una llave del Gobierno de España”.

Para Feijoó, esta situación produce una política enérgica y una economía frívola junto con un “incremento de la desaceleración de la economía”. “Me preocupa porque ahora lo estamos ocultando pero después de las elecciones veremos cómo los datos económicos en España han indo empeorando”.

En referencia a las instalaciones de Porcelanosa, ha comentado que son “las cosas que interesan”, no, “el ruido, ni convertir la política en un parque de atracciones, ni conocer propuestas que tienen soluciones para todo aunque nunca hayan solucionado nada”.

Para Feijoó, un político debe “tener muy clara su política industrial, energética y medioambiental”.

Por su parte, Isabel Bonig aprovechó para recordar que el PP planea eliminar los impuestos del sector azulejero a la cogeneración, la incineración o la gestión de recursos, como convenios para la inversión en innovación. Se arma así un plan Prever para el sector automovilístico de compra de vehículos eléctricos y diésel, además de agilizar la concesión de licencias ambientales que actualmente tiene retenidos unos 700 millones de inversión.

Fuente: ElPeriodicoMediterraneo